HISTORIA DE LA IGLESIA SAN JUAN BAUTISTA DE YAGUARAPARO (I PARTE)

Antecedentes Históricos.

Las primeras edificaciones realizadas para la celebración del culto católico, hechas en el municipio, datan de la época en que Yaguaraparo fue establecido como pueblo de misión durante los años 1760 a 1769 aproximadamente.

Durante los primeros meses de la misión es muy probable que se haya utilizado para la celebración del culto alguna especie de choza o “ramada” (palabra utilizada por testigos de la época para referirse a dichos recintos) de pobrísima construcción debido a la insuficiencia de recursos que había por esos años. Con el pasar del tiempo, y debido al constante esfuerzo e interés que prestaban los frailes misioneros a sus misiones, esta choza inicial la irían transformando, poco a poco, según lo permitían los escasos recursos que fueran consiguiendo.

 

Ya para el año 1766 se menciona que en Yaguaraparo había una iglesia, lo cual nos da a entender que para ese momento existiría, al menos, una construcción con vigas y columnas anchas de madera con ciertas dimensiones y de estructura no tan rudimentaria. Esta iglesia terminaría destruyéndose el 20 de octubre de 1766 bajo los embates del fuerte terremoto, que ese día, azotó gran parte del oriente venezolano.

 

Posteriormente a este desastre es vuelta a construir una iglesia en Yaguaraparo, aún mayor que la anterior ya que se dice que contaba con “tres naves” (se denomina como nave, en arquitectura, al espacio intermedio existente entre dos muros o filas de columnas). Esta iglesia, al igual que la anterior, tendría un trágico fin ya que terminaría reducida a cenizas tras un incendio ocurrido en la misión de Yaguaraparo en el año 1769. Esta tragedia constituyo un terrible golpe para la misión de Yaguaraparo de la cual no pudo recuperarse, a pesar de que hubo intentos posteriores de revivir la misión.

 

Después de fracasada la misión, Yaguaraparo se despobló hasta que a finales del siglo XVIII y principios del XIX comienzan a llegar nuevos pobladores los cuales venían atraídos por la fertilidad de su suelo. Precisamente es durante este período en el que encontramos una nueva referencia a una edificación para la realización de oficios religiosos.

En un antiguo mapa del año 1899, que es una copia “fiel y exacta” de uno realizado en el año 1800, vemos claramente, al compararlo con planos de pueblos de la época, los elementos esenciales de los pueblos en su etapa inicial de formación, como son: una plaza central y a su alrededor casas, la iglesia y adjunta a ella la casita del misionero.

MAPA YAGUARAPARO ANTIGUO

En este detalle de un plano realizado en el año 1899 que es copia de uno realizado en el año 1800 se representa a Yaguaraparo en su segunda etapa evolutiva, ya no como pueblo de misión, si no, como pueblo de españoles. El poblado, que allí figura, se encontraba ubicado al oeste del río Yaguaraparo en algún lugar de lo que se conoció en una época como “el otro lado”.

 

 

Es interesante hacer notar que en algún momento, durante la primera mitad del siglo XIX, Yaguaraparo es consagrado a San Juan Bautista, el cual no era el santo al cual se había dedicado el pueblo cuando fue fundado en el año 1760 durante la misión de los capuchinos, ya que estos habían tomado como santa patrona de Yaguaraparo a la Virgen de Rosario. Creemos que este cambio de un santo patrono por otro se haya debido a que Yaguaraparo cuando tuvo como santa patrona a la Virgen de Rosario fracasó como pueblo, por lo que para su nueva fundación, se haya preferido utilizar un nuevo santo.

 

Durante la primera mitad del siglo XIX el pueblo de Yaguaraparo se volverá a fundar y comenzará a desarrollarse fundamentalmente al este del río Yaguaraparo (donde actualmente se encuentra) por lo que no es de extrañar que la próxima referencia en el tiempo con que nos encontramos ya ubique a la nueva edificación destinada al culto, en el sitio actual donde se sitúa la iglesia San Juan Bautista de Yaguaraparo.

 

La información a que hacemos referencia la encontramos en los archivos parroquiales de Yaguaraparo en los cuales se plantea que por el año 1854 existía, en el lugar donde se encuentra ubicada la iglesia actual y que ya para ese entonces se conocía como plaza San Juan, “un rancho grande, con techumbre de caratas, fabricado expresamente para la celebración de los actos del culto”. A pesar de que esta construcción había sido dedicada para la celebración del culto, según se plantea en los archivos, también se utilizaban “ocasionalmente” las casas particulares (ya que algunas contaban con techos de tejas) las cuales eran “preparadas al efecto”. A partir del año 1856, quizás debido al mal estado en que se encontraba el rancho que había sido destinado a la realización de los oficios religiosos, solamente serían utilizadas las casas particulares para la celebración del culto. Debemos aclarar que todavía Yaguaraparo no había sido declarado parroquia por lo que no contaba con la presencia de un cura permanentemente y los oficios se celebraban solo cuando venía alguno de visita.

 

El año 1865 Yaguaraparo es erigido como parroquia y le es nombrado el presbítero Juan Bautista Sisco como “cura párroco”, el cual, oficiaba las misas en casas particulares.

 

Para tratar de remediar la situación de la falta de una iglesia en el pueblo en el año 1876 se comenzó a construir, “en el mismo sitio donde existió la de caratas”, una iglesia de tejas. Lamentablemente esta nueva iglesia, que terminó de ser construida en el año 1882, tampoco resolvería los problemas como se pensaba, ya que debido a su mala construcción (había sido construida “sin orden arquitectónico”) “necesitaba reparaciones continuas”.

 

Esta antigua iglesia se encontraba ubicada sobre el lugar donde se encuentra la actual, a diez metros (“más o menos”) atrás de la pared frontal de la actual, quedando las puertas laterales (de la de ahora) donde se encontraba la pared frontal de la antigua.

 

Anuncios