La batalla de Pichincha

La batalla de Pichincha

24 de mayo 1822

batalla-pichincha

Acción táctica definitiva de la Guerra de Independencia de Quito (Ecuador). En marcha en busca del ejército realista, el general de brigada Antonio José de Sucre había llegado el 17 de mayo de 1822 al valle de Chillo, distante de Quito 4 leguas (unos 17 km). Consciente de la maniobra planteada por Sucre, el mariscal de campo Melchor Aymerich ocupó la ciudad de Quito el 16 de mayo en la noche. La colina de Puengasi, de difícil acceso, se interponía entre el valle de Chillo y Quito; sin embargo, Sucre la pasó, después de burlar los puestos avanzados de Aymerich. El 21, bajó el ejército republicano al llano Turubamba y presentó batalla a los realistas, quienes la rechazaron en virtud de que ocupaban posiciones impenetrables. Después de algunas maniobras, Sucre llevó sus tropas al pueblo de Chillogallo, a unos 1.600 metros de las posiciones contrarias. Durante la noche del 23 al 24 de mayo, Sucre marchó con su división con la idea de ocupar el valle de Iñaquito, al norte de Quito, el cual, además de ser el mejor terreno, se hallaba entre Pasto y Quito. Con tal fin adelantóse el coronel José María Córdoba con 2 compañías del batallón Magdalena. Después de atravesar un camino muy escabroso, la columna de Sucre llegó a las 8 a.m. del día 24 a las alturas del Pichincha. Detrás había quedado el parque, custodiado por el batallón Albión. A las 9:30 a.m., la compañía de cazadores del batallón Paya, que se hallaba en reconocimiento, tomó contacto con la división realista, que marchaba por la derecha de los patriotas, a ocupar las posiciones que éstos tenían en su poder. Se inició el combate, y poco después llegó el batallón Trujillo (coronel Andrés Santa Cruz), seguido de 2 compañías del batallón Yaguachi. El resto de la infantería, bajo las órdenes del general José Mires, seguía el movimiento de estas unidades, hasta entrar en combate. Entre tanto, el coronel Córdoba marchó con las 2 compañías del batallón Magdalena, buscando situarse a retaguardia del enemigo; pero lo fragoso del terreno se lo impidió y tuvo que regresar. Avanzaron los realistas, pero el batallón Paya los cargó a la bayoneta y les hizo perder la ventaja que habían obtenido. Trataron los realistas de flanquear a Sucre por la izquierda con 3 compañías del batallón Aragón en momentos en que llegaba el batallón Albión, el cual puso en derrota al primero. Córdoba recibió la orden de relevar al batallón Paya y cargó contra el enemigo, hasta desorganizarlo y derrotarlo. Al mediodía, Sucre había obtenido la victoria; la explotación de ésta fue llevada a cabo por los batallones Paya, Yaguachi y Albión, la cual fue llevada hasta la propia ciudad de Quito. Imposibilitados los realistas para hacer frente a estas acciones, se refugiaron en el fuerte del Panecillo, y hasta allí les hizo llegar Sucre su oferta para una capitulación, aceptada por Aymerich y ratificada el día siguiente. Con la victoria de Pichincha el general Sucre tomó posesión de todo el departamento y capturó 1.100 prisioneros de tropa, 160 oficiales, 14 piezas de artillería, 1.700 fusiles y abundante material de guerra de todos los tipos. Los realistas tuvieron 400 muertos y los patriotas 200. H.B.B.

 

BIBLIOGRAFÍA: BENCOMO BARRIOS, HÉCTOR. Campaña libertadora de Ecuador: batalla de Pichincha. Caracas: Grijalbo, [1991]; BONILLA, MANUEL C. Pichincha. Lima: Talleres Gráficos La Tradición, 1922; BORRERO, ALFONSO MARÍA. Cuenca en Pichincha. Cuenca, Ecuador: Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1972. 2 v.; CRESPO TORAL, REMIGIO. Pichincha: la sombra de Sucre. Cuenca: s.n., 1972; GALINDO, ANÍBAL. Las batallas decisivas de la libertad. París: Garnier Hermanos, 1888; PÉREZ VILA, MANUEL y OSCAR ARANGO CADAVID. Por la ruta de la Independencia: de Boyacá al campo de Ayacucho. Caracas: Editorial Laude, 1976.

Anuncios