Petróleo Fifty-Fifty

En 1948, el gobierno de Acción Democrática, con Rómulo Gallegos en la presidencia y el experto petrolero Juan Pablo Pérez Alfonzo como ministro de Fomento, llevó a cabo una reforma parcial a la Ley de Impuesto Sobre la Renta, añadiendo ciertos artículos adicionales entre los cuales destaca el núm. 31 del capítulo XI, denominado «Del impuesto adicional». Ese reajuste a la ley tributaria sobre el petróleo tenía como finalidad básica establecer que en ningún caso la industria petrolera podría percibir mayores ganancias que las correspondientes al Estado venezolano, y que la suma de los impuestos de las empresas no podía ser inferior a la mitad de las ganancias de las mismas. El 50/50 o Fifty-Fifty fue la denominación que tomó el impuesto para garantizar las aspiraciones del Estado venezolano. Es de notar sin embargo, que aunque implementado efectivamente en 1948, el Fifty-Fifty ya había sido contemplado en la Ley Petrolera de 1943 durante el gobierno del presidente Isaías Medina Angarita (1941-1945), pero fue el 31 de diciembre de 1945 cuando la Junta que derrocó al gobierno de Medina decidió aplicarlo a través de un decreto de impuesto extraordinario para solventar la disparidad porcentual de 43/57 a favor de las compañías petroleras observada para el año de 1944. Después que el impuesto en cuestión se estableció firmemente en 1948, Venezuela cabildeó ante las naciones productoras de petróleo del Medio Oriente para que el Fifty-Fifty fuera adoptado con el fin de evitar competencia en situación tributaria desventajosa. Arabia Saudita fue la primera en adoptarlo, al aplicárselo a la Arabian American Company (Aramco). Por su parte, las compañías petroleras, principalmente las norteamericanas, no hicieron resistencia al Fifty-Fifty puesto que por ley tributaria estadounidense se contemplaba que si una compañía petrolera pagaba impuestos en otro país podía deducir esa cantidad pagada del impuesto federal norteamericano y pagar sólo la diferencia en caso de que éste último fuese mayor que el requerido por el país del enclave petrolero. Igualmente, es de notar que el Fifty-Fifty se mantuvo vigente hasta mediados de diciembre de 1958 cuando el gobierno provisorio presidido por Edgar Sanabria modifica la Ley de Impuesto Sobre la Renta, estableciendo nuevas escalas tributarias. L.P.

 

BIBLIOGRAFÍA: BALESTRINI CONTRERAS, CÉSAR. Economía minera y petrolera. Caracas: Universidad Central de Venezuela, 1959; BETANCOURT, RÓMULO. Venezuela, política y petróleo. 4ª ed. Barcelona, España: Editorial Seix Barral, 1978; GONZÁLEZ DE JUANA, CLEMENTE. La industria petrolera venezolana en 1945-1947: a través de la correspondencia del Dr. Clemente González de Juana a la empresa The Superior Oil Co. Caracas: Sociedad Venezolana de Historia de las Geociencias, 1990; FUENMAYOR, JUAN BAUTISTA. 1928-1948, veinte años de política. Caracas: s.n., 1968; GONZÁLEZ MIRANDA, RUFINO. Estudio acerca del régimen legal del petróleo en Venezuela. Caracas: [Editorial Sucre], 1958; LEVY, WALTER. The value of heavy venezuelan crude oil for the purpose of determining the explotation tax under the hydrocarbon law. Nueva York: s.n., 1950; LIEUWEN, EDWIN. Petróleo de Venezuela: una historia. Caracas: Ediciones Cruz del Sur, 1964; PÉREZ ALFONZO, JUAN PABLO. El pentágono petrolero. Caracas: Ediciones Revista Política, 1967; PIETRI, ALEJANDRO. El impuesto adicional sobre las regalías de petróleo. Caracas: Tip. Americana, 1952; VALLENILLA, LUIS. Auge, declinación y porvenir petrolero venezolano. Caracas: Editorial Arte, 1973; VENEZUELA. ADMINISTRACIÓN DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA. Procesos fiscales: impuesto adicional. Caracas: Poligrafía Nacional, 1954.

Anuncios